La mañana del jueves diez de febrero, a las nueve am los alumnos y futuros realizadores de ESCINETV ESCUELA DE CINE Y TELEVISION tuvimos el honor de charlar con el
Maestro del Cine Venezolano ROMAN CHALBAUD
y conocer de su propia voz sus vivencias y experiencia.

A las 3:30 la mitad del equipo había llegado, era el día de la entrevista al cineasta con más películas en nuestro país, Román Chalbaud. El mítico director había aceptado par de semanas antes ser entrevistado por los estudiantes de la cátedra de Televisión, dictada por el prof. Omar Pin.

DSC_5653miniLa hora pautada para la llegada de Don Román era a las 6:00 pm, a contra reloj trabajábamos convirtiendo el aula “Grande” de nuestra escuela en un set de televisión y lo logramos, tres cámaras orquestaban la puesta en escena, 2 sillas y una mesa como mobiliario, un tapate, un proyector antiguo y el pendón gigante con el logo de ESCINETV completaban el set.

Llegaba el profesor, se completaba el equipo y los minutos pasaban sin contemplación, a las 6:00 llego puntual Don Román, y como si de cualquier paisano se tratara, se presenta y dice: “buenas tardes, me llamo Román Chalbaud y vengo para una entrevista” inmediatamente todos nos apuramos en terminar el montaje, unos corrían, otros movían cosas, otros lo veían y otros lo saludaban.

Sencillo, con una camisa color aceituna y pantalones claros daba la mano y sonreía, toda sencillez y humildad era Don Román y un servidor no sabia que hacer, el creador de el pez que fuma, la quema de judas, pandemónium y otras 17 más estaba ahí compartiendo con nosotros, el amigo de Cabrujas, la referencia obligada del cine venezolano.

Seguidamente, luego de saludos, fotos y conversaciones protocolares llego la hora de trabajar, nos tocaba darle las indicaciones de en que cámara iba estar, que línea llevaba la entrevista, preguntarle si se sentía a gusto y que necesitaba para estarlo de no sentirse cómodo. Sin mayores exigencias, se sentó y oyó atento, sólo pidió agua y ya se había tomado un té, no le molestaba el calor a pesar de que todos sudábamos en el set, haciéndolo parecer más sobrenatural.

Finalmente, comenzó la entrevista, eran las 6:45 y en la próxima hora y 10 minutos el señor Chalbaud nos paseo por su vida, desde su infancia, donde Mérida y Tiempos modernos de Chaplin son referencia obligada, pasando por sus inicios en el cine y nuestra naciente televisión, sus históricas década de los setenta y ochenta, hasta llegar a la actualidad.

Nos hizo reír y respetarlo con cada palabra, su voz bajita y educada sólo nos inspiraba respeto, en el negro final le preguntamos cosas menos elaboradas y para cerrar la entrevista lo sorprendimos regalándole un ángel pues sabíamos que colecciona ángeles. A las 8:00 pm íbamos escoltándolo para llevarlo a su casa, era casi surrealista estar acompañándolo, abrirle la puerta del carro de uno de los compañeros y llevarlo a su hogar, nos despedimos en la puerta de su edificio prometiéndole una copia de la grabación, culminando la noche,  en su final pletórico de anécdotas y rebosada en melancolía.

IMG_3095mini

Edgar Rocca.

 
 

PAGINAS Y CINE

 

Biarritz